Trastorno límite de personalidad

La personalidad límite o borderline está marcada por:
– Comportamientos impulsivos.
– Humor muy inestable que les hace vivir en un estado critico casi permanente asaltado por violentas emociones que no pueden controlar, estados de intensa cólera, contra otros o contra sí mismos.
– El humor depresivo es el siguiente paso a esa rabia, con un sentimiento de vacio y malestar.
– Demandan a sus allegados ser amados y asistidos de forma invasiva, que alternan con huidas cuando la intimidad se vuelve demasiado amenazante para ellos.
– Abusan del alcohol y estupefacientes de forma impulsiva y peligrosa.
– El índice de suicidios es el más alto de los Trastornos de Persoanlidad.
– Visión borrosa y caprichosa de sus necesidades, lo que conduce a bruscos cambios en sus amistades, compañeros sexuales ó profesión.

El terapeuta tiene que establecer una distancia justa:
– si es lejana se frustrará al paciente que reaccionará desafiante aumentando sus actos impulsivos y agresivos.
– si es demasiado cercana, se le angustiará provocando imprevisibles reacciones.

La intervención parte de 2 premisas:
– En primer lugar incorpora estrategias de aceptación orientadas a la tolerancia al sufrimiento.
– En segundo lugar, la terapia se divide en 3 componentes: adquisición de habilidades, motivación, y generalización de lo aprendido a toda su vida.

La disregulación emocional es la disfunción primaria en el trastorno límite de personalidad, es el núcleo de la patología. Hay una extrema vulnerabilidad emocional.