Terapia individual

La terapia individual se basa en el encuentro del terapeuta con el cliente en un espacio confidencial y cálido que permita la expresión de sus problemas y emociones. Asimismo, ofrece a la persona la posibilidad de enfocar los distintos aspectos de sus problemas de forma individualizada.

Se realiza una primera sesión de acogida en la que se lleva a cabo la entrevista inicial de evaluación, recogiendo la demanda explicitada por el paciente. Durante las próximas sesiones, normalmente dos, se recogerán datos sobre las circunstancias personales, con el objetivo de prestar el mejor servicio posible al paciente. Tras este período de recogida de información se procede a iniciar el tratamiento en sí, que puede llevarse a cabo desde diversos modelos teóricos o incluso combinándolos, de manera integrativa.

  • Depresión
  • Trastornos de la alimentación
  • Trastornos del sueño
  • Déficit de atención e hiperactividad: TDAH
  • Ansiedad
  • Ansiedad
  • Obsesiones
  • Duelo

De esta forma la persona encuentra un espacio que le permite conocerse mejor y entender lo que necesita, descubriendo sus posibilidades y enfrentádose a los problemas cotidianos con mayor confianza y seguridad.