Terapia de familia

Terapia de familia

Como sabemos, la familia es la base sobre la que se sustenta el crecimiento y el aprendizaje de todo ser humano.  Es entendida como el elemento base en el desarrollo, imprescindible a la hora de aprender aspectos emocionales y relacionales.

Concebimos a la familia como un sistema, es decir, un conjunto de elementos cuya suma genera un resultado mayor a la suma de cada uno de sus miembros, naciendo de su interacción nuevos elementos, propiedades y características propias. El comportamiento y estado de uno de los componentes de la familia no puede entenderse separadamente del sistema, el cual, influye en cada individuo y viceversa. 

Desde pequeños, el núcleo familiar sirve de aprendizaje en todos los aspectos de nuestra vida. Sin embargo, existen ocasiones en las que los conflictos que se crean en casa impiden la comunicación y rompen la armonía que antes reinaba en el hogar.

 

Desde Tadi, ofrecemos un espacio seguro donde atender a estos problemas y contribuir a recuperar el equilibrio perdido en el sistema familiar. Tadi propone esta intervención psicológica para ayudar a gestionar los conflictos y las dinámicas sociales y familiares negativas: problemáticas de la pareja, de los hijos u otros miembros de la familia.

Es probable que te estés preguntando ¿cuándo conviene ir a terapia familiar? En respuesta a esto, aconsejamos este tipo de terapia cuando: uno o varios miembros de la familia presenta dificultades a nivel emocional, cuando la dinámica familiar es dañina, o cuando hay un menor que presenta síntomas.

Cuando uno o varios de miembros de la familia está en tratamiento psicológico es habitual que el resto no sepa cómo afrontar la situación, por lo que el apoyo psicológico ayuda a que aprendan a manejarlo de otra manera, acabando con los reproches y miedos, y favoreciendo la expresión y regulación emocional. Esta terapia ayuda también a restaurar el equilibrio ante la aparición de cambios de carácter interno  (nacimiento de un hijo, adolescencia, etc.) y externos (despidos, mudanzas, enfermedades, etc.), causantes de estrés en el sistema que rompe la anterior dinámica funcional.

 

Para este tipo de tratamiento, en Tadi proponernos que todos los miembros de la familia acudan a la terapia en la evaluación del problema. Será el psicólogo quien decida qué integrantes deben participar dependiendo de cuál sea la casuística particular. Su plan de tratamiento específico dependerá de la situación de su familia. Las sesiones de terapia familiar que pueden enseñar habilidades para profundizar en las relaciones familiares y pasar momentos de estrés, incluso después de que haya terminado tratamiento.