Trastorno de Pánico

¿Qué es?
El trastorno de pánico se caracteriza por la presencia de crisis de ansiedad (ataques de pánico) que no se dan en situaciones o circunstancias particulares.

Época de la vida
El trastorno de pánico  se da más o menos por igual en mujeres que en hombres. La edad de aparición suele ser entre los 25 y 30 años.

Síntomas
Aparecen síntomas físicos propios de la ansiedad como palpitaciones, dolor precordial, falta de aire, mareo, vértigo, sensación de irrealidad (despersonalización o desrealización), miedo a morirse  a perder el control o a enloquecer.
Tener un ataque de pánico es bastante frecuente, aproximadamente un 20% de la población general, ha sufrido al menos un ataque de pánico.

Cómo se diagnostica
Hablamos de trastorno de pánico si a partir de esa 1ª experiencia se repiten con frecuencia y hay un miedo claro y persistente a tenerlos. A veces las personas que sufren este trastorno evitan situaciones donde pueda ser difícil o embarazoso conseguir ayuda y/o escapar. En estos casos hablamos también de agorafobia. En la mayoría de los casos lo habitual es encontrar una combinación de trastorno de pánico con agorafobia, pero también es posible encontrar personas que sufren un trastorno de pánico sin agorafobia o personas con agorafobia sin trastorno de pánico.
Un ataque de pánico es provocado por: situaciones ambientales o corporales muy específicas:
– Ataque de pánico en una situación agorafóbica (sitios con mucha gente…).
– Ataque de pánico previsible en una situación segura (situación laboral con mucha presión…)
– Ataque de pánico imprevisible en una situación segura (en un momento de relajación…)
– Ataque de pánico por anticipación (pensando que se repita en la misma situación en la que ya ha ocurrido previamente).
También diremos que un 7% de la población general sufre un trastorno de pánico y/o agorafobia.

Pronóstico
En pronóstico en general, es bueno, siempre que el paciente participe activamente en la terapia.