Memento

Memento (2000), Christopher Nolan: Esta película bien merece dos visionados, ya que, aunque evidentemente ficticia, nos ofrece una visión bastante acertada de cómo puede sentirse alguien que padece amnesia anterógrada, provocando grandes lagunas en la historia. En este film, acompañamos al protagonista en todas sus dudas y lagunas, y el caos que estas generan a la hora de poder desarrollar un día a día coherente. Un punto fuerte de esta película es la relación del protagonista con los demás personajes y su manera de afrontar su enfermedad.

Trailer: