Hambre emocional Vs Hambre fisiológica

¿Siempre que comemos es porque nuestro cuerpo necesita nutrientes?… La verdad es que no, y es que el hambre puede aparecer por distintas razones.

Vamos a conocer cuáles son los tipos principales de hambre para poder diferenciarlos en nuestro día a día y comprender mejor las funciones que tiene la comida en nuestra vida.

Hablamos de hambre fisiológica cuando nuestro organismo necesita energía. El cuerpo nos va mandando señales que van aumentando de forma gradual, además suele coincidir con horarios que tenemos establecidos para realizar las ingestas. Cuando aparece el hambre fisiológica y consumimos cualquier tipo de alimento esta sensación de suele calmar y quedamos satisfechos.

 

Sin embargo, hay otro tipo de hambre al que llamamos hambre emocional. En este caso, el hambre está más relacionado con las emociones “desagradables” que estamos sintiendo en ese momento y que no sabemos manejar de otra forma. Al fin y al cabo la comida no deja de ser un estímulo que produce placer y nos hace sentir mejor.  Algunas características del hambre emocional son: su aparición repentina, cuando aparece tenemos la sensación de descontrol y de no poder esperar a comer, apetecen alimentos concretos, normalmente alimentos que asociamos con el placer a la hora de comerlos y por último, en muchas ocasiones, aparece el sentimiento de culpa después de ingerirlos.

 

Es importante mantener una alimentación equilibrada en la que consumamos todos los grupos de nutrientes principales. Si mantenemos un buen patrón de alimentación, no saltándonos comidas, procuramos realizar las 5 comidas todos los días a las mismas horas y consumimos la cantidad que nuestro cuerpo necesita, nos resultará más sencillo diferenciar cuando se trata de hambre emocional y cuando de hambre fisiológica.

 

Si a lo largo del día comes pequeñas cantidades pero varias veces al día o si de repente comes mucha cantidad de comida en un periodo muy corto de tiempo plantéate si estás haciendo de forma adecuada las 5 ingestas. Si es así y aún continuas con la necesidad de comer ciertos alimentos trata de detectar cómo te estás sintiendo, posiblemente estés utilizando la comida como una herramienta para hacer frente a ciertas emociones.