¿Qué es?
La depresión es una enfermedad en la que se alteran distintos aspectos de nuestro funcionamiento mental. Es una enfermedad que tiene componentes tanto biológicos como psicológicos. Es decir que el funcionamiento psicológico de la persona se ve alterado y en ese momento en su cerebro existen una serie de pequeñas disfunciones que determinan en parte el estado en el que se encuentra.

Época de la vida
La depresión puede aparecer en cualquier época de la vida, aunque en cada época va a tener unas características peculiares correspondiente a el momento vital en el que la persona se encuentre.

Síntomas
Lo más característico de esta enfermedad es la disminución del estado de ánimo, situación que provoca una tristeza sin una causa justificada o una tristeza excesiva para una situación por la que no hay razón para reaccionar así. Además de la tristeza se suele dar un pensamiento cargado de malos presagios, pesimista y con sentimientos de culpa o de desconfianza en sí mismo, así como en casos de mayor severidad se llega a desarrollar ideas de suicidio. Otra de las características importantes en la depresión es la dificultad que se suele sentir para disfrutar de las cosas con las que en otros momentos servían para entretenerse y pasarlo bien. A estas dificultades se añade la pérdida de ilusión por las cosas y muchas veces una disminución de las fuerzas y la vitalidad, fatigándose fácilmente ante pequeños esfuerzos. Todo este cortejo de síntomas muchas veces se dan con alteraciones en el sueño o el apetito.

Cómo se diagnostica
Como en la gran mayoría de los trastornos psiquiátricos todavía no se ha encontrado una prueba objetiva que nos pueda diagnosticar una depresión. Se ha desarrollado múltiples escalas que permiten hacer una aproximación diagnóstica, es decir, ayudan a que el profesional pueda cuantificar hasta cierto punto los síntomas que se dan en este cuadro.
En definitiva el diagnóstico de esta enfermedad siempre se basa en lo que la persona dice que siente, de su conducta y de los pensamientos que alberga.
Las pruebas analíticas y de imagen que se realizan a personas que tienen síntomas de depresión solo sirven para descartar otras patologías que pueden dar un síndrome depresivo o tener una apariencia similar.

Pronóstico
En general en la actualidad el tratamiento de las depresiones suele ser exitoso y se consiguen buenos resultados. Pero la depresión es una enfermedad que si no se trata puede llegar a cronificarse y tanto el peligro de la cronificación como el de la recurrencia, es decir que el cuadro se repita una y otra vez, nos indica que es interesante que el tratamiento sea intenso y suficientemente prolongado.

Tratamiento
El tratamiento óptimo sería la combinación de lo farmacológico (antidepresivos) con lo psicológico. Desde el punto de vista psicológico, la depresión puede ser abordada por varias perspectivas como la cognitivo-conductual, el modelo psicodinámico  y otras técnicas psicoterapéuticas.