¿Qué es?
La ansiedad es una respuesta adaptativa del organismo caracterizado por un estado de alerta y activación ante una señal de amenaza, que produce sentimientos subjetivos de incomodidad.
Cuando la ansiedad deja de ser adaptativa y se convierte en patológica es cuando aparece ante un peligro que no es real o cuando el nivel de activación es desproporcionado ante una situación subjetiva. Esta, deteriora el rendimiento de la persona y reduce su libertad. Es más profunda y persistente, manifestándose en sensaciones corporales y dificultando la adaptación de la persona.

Época de la vida
Este trastorno puede presentarse a cualquier edad.

Síntomas
Vivencias subjetivas:
• Inquietud, irritabilidad, intranquilidad, temores indefinidos,…
• Expectativa catastrófica de muerte inminente o temor excesivo a perder el control o “volverse loco”.
• Sentimiento de no reconocerse a sí mismo o de ser alguien ajeno (despersonalización), o percepción de los objetos externos como irreales, extraños, desconocidos (desrealización).
• Dificultades de atención y concentración que disminuye el rendimiento intelectual entendido por la persona como pérdida de las funciones mentales.
• Bloqueo del pensamiento.

Manifestaciones somáticas:
• Taquicardia, temblores, sequedad de boca, sudoración.
• Sensación de opresión en el pecho y dificultades para respirar
• Sensación de “nudo en el estómago”
• Nauseas, vómitos
• Cefaleas, temblor,…
Manifestaciones conductuales;
• Movimientos repetitivos (frotarse las manos, tocarse el pelo o la ropa,…)
• Inactividad con dificultad para el contacto, apatía y desinterés por el entorno

Cómo se diagnostica
La entrevista es un instrumento fundamental en la evaluación de este trastorno, para comprobar objetivamente los síntomas la intensidad y la tipología de su manifestación.
Es importante descartar la organicidad médica mediante, pues hay enfermedades que puedan generar síntomas similares a los de ansiedad (trastornos tiroideos, afección de glándulas parairoideas, tumores, hipoglucemia, Porfirio, trastornos cardiológicos, epilepsia).
Se debe descartar que la base de la ansiedad se deba a patrones de personalidad como el Tipo A, o que se asocie a otros trastornos como las fobias, depresion,…
Se debe tener en cuenta la retirada o administración de algunas sustancias, pues puede producir síntomas de ansiedad (benzodiacepinas, anfetaminas, hormonas tiroideas, efedrina, nicotina, cafeína, alcohol, opiáceos,…).

Pronóstico
En general, los Trastornos de Ansiedad tienen un buen pronóstico siguiendo un tratamiento y llevando a cabo las recomendaciones de este.

Tratamiento
El tratamiento de la ansiedad puede ser farmacológico y/o de psicoterapia. Ambos no son excluyentes, sino que pueden darse de forma combinada y potenciar la efectividad de los resultados.

Tratamiento farmacológico:
• Benzodiacepinas (ansiolíticos, relajantes musculares, hipnóticos, anticonvulsivantes).
• Betabloqueantes.
• Antidepresivos.
• IMAO
• Neurolépticos, barbitúricos, antihistamínicos.

Tratamiento Psicológico:
• Psicoterapia de apoyo
• Psicoterapias interactivas de orientación dinámica (psicoanálisis, psicoterapia breve)
• Tratamiento conductista (desensibilizad sistemática, implosión)
• Tratamiento cognitivo (terapia racional emotiva, terapia cognitiva).
• Otros tratamientos; hipnosis y sugestión, yoga, autoayuda, relajación, biofeedback, autoayuda.