¿Qué es?
Es un trastorno grave de la conducta alimentaria donde la persona presenta un peso inferior al esperado acorde a su edad y características. El peso se pierde por una reducción extrema de la comida o por ayunos. La comida, suele ir seguida de vómitos autoinducidos, abuso de laxantes y/o diuréticos, y ejercicio extremo con el fin de perder peso.
Puede ser de dos tipos;
Si es de tipo restrictivo, no hay presencia de atracones ni purgas (vómitos, laxantes, diurético), sino que destaca el ayuno y el ejercicio físico excesivo.
Si es de tipo purgativo aparecen vómitos autoinducidos y conductas purgativas (uso de laxantes, diuréticos)

Época de la vida
Suele aparecer sobretodo en mujeres, durante la época de la adolescencia.

Síntomas
• Pérdida de peso considerable, rechazando mantener el peso igual o por encima del mínimo normal según su edad y talla, y miedo intenso por ganar peso.
• Alteración de la imagen corporal con tendencia a percibirlo de forma exagerada, y deseo intenso por perder peso.
• Ánimo; humor deprimido, apatía, dificultad para concentrarse, aislamiento, ansiedad, retraimiento social, irritabilidad, insomnio y pérdida de interés por el sexo.
• Alteraciones fisiológicas por la pérdida del peso (denutrición, problemas hormonales y metabólicos).
• Hiperactividad física.
• Aparición de amenorrea durante al menos 3 ciclos menstruales.
• Cumple una serie de características del Trastorno Obsesivo-Complusivo relacionadas la rumiación de ideas acerca de la comida;
1. Preocupación por comer en público.
2. Sentimiento de incompetencia personal.
3. Necesidad de controlar el entorno.
4. Pensamiento rígido e inflexible.
5. Poca espontaneidad ante situaciones sociales.
6. Perfeccionismo.
7. Restricción de la expresión emocional

Cómo se diagnostica
Ante la importante pérdida de peso, es necesario descartar otras causas posibles o enfermedades orgánicas, aunque en esos casos nunca existe la distorsión de la imágen corporal  ni el deseo extremo por adelgazar, o la sensación de humillación por comer en público.
Así mismo, debe de cumplir las características propias de Anorexia, no debiendo confundir estas con las de Bulimia (donde el peso suele estar por encima del normal mínimo).
Se diferencia de otros Trastornos porque los miedos, obsesiones,… se restringen a la comida, el acto de comer, y a la imágen corporal.

Pronóstico
No existe consenso respecto a esto, pero la evolución siempre es más favorable con tratamiento. Hay una gran variabilidad dependiendo de la persona; algunas personas se recuperan tras n episodio, otras ganan peso lo que les lleva a una recaída y otras sufren deterioro a lo largo de la vida.
En la Anorexia Nerviosa Restrictiva, tras varios años del inicio comienzan a aparecer atracones, pudiendo desarrollar una Bulimia Nerviosa.

Tratamiento
El tratamiento debe ser multidisciplinar para la evolución de todas las áreas afectadas, con una coordinación entre el médico de familia o pediatra, endocrino, psicólogo, psiquiatra y nutricionista
El tratamiento psicológico más empleado en estos casos es el cognitivo-conductual, Terapia Familiar Sistémica, Terapia Interpersona y Terapia Psicodinámica. Es adecuado incorporar en algunos casos la intervención familiar.