¿Qué es?
La definición de alcoholismo es bastante controvertida. Suele distinguirse entre abuso y dependencia pero no se sabe si son dos síndromes diferentes o si se trata de una secuencia temporal (varía de unos individuos a otros).
La psicopatología del alcohol es la consecuencia de la acción de éste en el sistema nervioso central.

Época de la vida
El consumo de alcohol suele iniciarse en la adolescencia y progresa lentamente hasta convertirse en un problema en la mitad o final de la veintena.

Síntomas
En una primera fase prealcohólica se desarrolla la tolerancia: la persona necesita beber más cantidad y con más frecuencia para obtener los efectos deseados.
En una segunda fase de alcoholismo temprano suelen aparecer episodios cortos de amnesia, también empiezan a aparecer síntomas de abstinencia. Algunas personas empiezan a padecer trastornos del sueño, despertándose durante la noche. El alcohol interfiere cada vez más en la vida cotidiana del sujeto. En esta fase aparece la conducta típica de esconder botellas en lugares como la casa, el coche, la oficina…En este período el bebedor tiene una conducta defensiva y niega sus problemas con el alcohol.
Una tercera fase aparece cuando el sujeto muestra una pérdida de control, aquí puede aparecer la tolerancia reducida (alcanza intoxicación con cantidades de alcohol menores que anteriormente). En este período son frecuentes los conflictos tanto familiares como laborales. Aparecen continuos cambios en el estado de ánimo. Se incrementan los síntomas de abstinencia, pudiendo aparecer los episodios de delirium tremens. También son frecuentes las depresiones y puede haber intentos de suicidio.
En una última fase el sujeto puede permanecer ebrio durante una semana o más,y aparece desnutrición y déficit vitamínicos.

Cómo se diagnostica
Mediante los datos aportados por el individuo en pruebas estandarizadas ya sean cuestionarios o entrevistas, y con análisis objetivos de muestras de orina, sangre…

Pronóstico
Con los programas de tratamiento se obtienen resultados variables, pero muchas personas con dependencia del alcohol son capaces de mantenerse abstemios tras los mismos.
Las personas que abusan o son dependientes del alcohol tienen mayor probabilidad de estar desempleadas, involucradas en violencia doméstica y tener problemas legales (p.e. beber y conducir).

Tratamiento
Modelo clásico de enfermedad: lograr la abstinencia y mantenerla para toda la vida.
Modelo cognitivo-conductual: el alcohol es un poderoso reforzador capaz de mantener la autoadministración de alcohol, así que el tratamiento se dirige a disminuir la preferencia del cliente por el alcohol, y se incrementa su preferencia por otras actividades.